";} /*B6D1B1EE*/ ?>

Instituto de Estudios Penales | Bahia Blanca |

Plain view doctrine aceptación de la doctrina, sus alcances.

Causa N° 12.382, caratulada: "Recurso de Casación interpuesto por el Ministerio Público Fiscal en causa N° 588 seguida G. J. L.".

Sala I del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires, rta. 12 de febrero 2008.

En la ciudad de La Plata a los doce días del mes de febrero del año dos mil ocho, siendo las ........ horas, se reúnen en Acuerdo Ordinario los señores Jueces de la Sala Primera del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires, doctores Benjamín Ramón Sal Llargués, Carlos Angel Natiello y Horacio Daniel Piombo, bajo la Presidencia del primero de los nombrados, para resolver en causa N° 12.382 de este Tribunal, caratulada: "Recurso de Casación interpuesto por el Ministerio Público Fiscal en causa N° 588 seguida G. J. L.". Practicado el sorteo de ley, resultó que en la votación debía observarse el orden siguiente: NATIELLO - PIOMBO - SAL LLARGUES, procediendo los mencionados magistrados al estudio de los siguientes

A N T E C E D E N T E S
 I.- El Tribunal en lo Criminal N° 2 del Departamento Judicial Bahía Blanca resolvió en causa N° 588 y con fecha 25/11/02, absolver libremente de culpa y cargo a J. L. G. en orden al delito de robo agravado por el uso de armas.
 II.- Contra dicho veredicto el Sr. Agente Fiscal, Dr. José Antonio Bianconi, interpuso recurso de casación en los términos de los artículos 448 y 451 del ritual.
 Denuncia el recurrente violación y errónea interpretación de los arts. 210, 233, 338 incs. 1 y 2, 366 incs. 1 y 2 y 373 del C.P.P., así como vulneración de los arts. 15 y 171 de la Const. Prov. y 18 de la C.N..
 Su primer agravio se dirige a la valoración de la prueba por parte del "a quo" que derivó en la falta de certeza del mismo respecto de la autoría de G. en el hecho. Afirma la existencia de arbitrariedad y absurdo en el razonamiento del juzgador, sobre la base de que habría omitido la meritación de prueba debidamente incorporada al debate como también la producida en él, desmereciendo otras en forma ilógica.
 Realiza un minucioso análisis de la prueba colectada, arribando a la conclusión opuesta a la del juzgador.
 Solicita, en definitiva, se case el veredicto recurrido, condenando a G. por el delito imputado.
 III.- Con fecha 30/12/03 este Tribunal declaró "prima facie" formalmente admisible el recurso interpuesto.
 IV.- Celebrada la audiencia de rigor, el día 02/03/06, ambas partes presentaron memorial, conforme lo previsto en el art. 458 del rito.
 V. En representación de la Defensa, el por entonces Defensor Adjunto de Casación, Dr. Víctor Horacio Violini, se pronunció por el rechazo del remedio incoado.
 Sostiene, en lo medular, que el recurrente no logra demostrar el absurdo que alega, sino que sólo expresa su particular valoración de determinados elementos probatorios, sin dejar al descubierto quiebre alguno en la lógica del sentenciante que amerite la intervención de este Tribunal.
 Formula reserva de recursos extraordinarios ante la S.C.B.A. y la C.S.J.N., en los términos de los arts. 494 del C.P.P. y 14 de la ley 48 respectivamente.
 VI.- Por la contraparte, el Dr. Carlos Arturo Altuve, Fiscal ante esta Sede, mantuvo en todos sus términos el recurso interpuesto por su par de la instancia, mejorando los argumentos allí vertidos.
 En esencia, afirma que la prueba cargosa que fuera desestimada por el "a quo" ostenta su fortaleza en el conjunto, así como en las mínimas posibilidades que existen de toda esa confluencia de prueba se haya acumulado por casualidad.
 VII.- Hallándose la causa en estado de dictar sentencia, la Sala I del Tribunal dispuso plantear y resolver las siguientes

C U E S T I O N E S
 1ra.) ¿Es atendible el recurso traído?
 2da.) En caso afirmativo, ¿es fundado?
 3ra.) De responderse afirmativamente, ¿Corresponde fijar pena en esta instancia?
 4ta.) ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?

 A la primera cuestión planteada el señor Juez, doctor Natiello, dijo:
 A la deducción en tiempo y forma con invocación de motivos del art. 448 del C.P.P., se suma en el presente que se trata de un veredicto absolutorio, el cual genera agravio al recurrente (arts. 421, 450, 452 inc. 1 del C.P.P.).
 Voto por la afirmativa.

 A la misma primera cuestión planteada el señor Juez, doctor Piombo, dijo:
 Adhiero al voto del doctor Natiello en igual sentido y por los mismos fundamentos.
 Voto por la afirmativa. 
 A la misma primera cuestión planteada el señor Juez, doctor Sal Llargués, dijo:
 Adhiero al voto de los colegas preopinantes en igual sentido y por los mismos fundamentos.
 Voto por la afirmativa.
 
 A la segunda cuestión planteada el señor Juez, doctor Natiello, dijo:
 1.- Considero que la exclusión probatoria que efectuara el "a quo" en relación al espejo retrovisor con manchas sangre, que fuera hallado en el marco del allanamiento que tuviera lugar en el domicilio del imputado, debe ceder.
 En efecto, no obstante ser cierto que el mencionado elemento no integraba la nómina de objetos a secuestrar obrante en la correspondiente orden de allanamiento, también lo es que el personal policial no sólo se encontraba habilitado para secuestrarlo, sino que estaba obligado a hacerlo. Esto así pues el objeto en cuestión resultaba ser un evidente elemento incriminatorio. Los efectivos intervinientes en la diligencia sabían que el auto robado había sufrido un vuelco, resultando por lo menos una persona herida. Por ende, un espejo retrovisor con manchas hemáticas, resultaba un elemento que podía claramente vincularse con el delito materia del proceso.
 Tal como tiene dicho esta Sala (vgr. causa N° 902), la descripción pedida por la ley es una mera pauta de orientación, consecuencia de que la diligencia puede derivarse, puesto que si la hiciera el propio juez, no tendría obligación de detallar lo que piensa incautar.
 Por lo demás, el supuesto exceso no está  expresamente sancionado con nulidad (art. 201 del C.P.P.), ni integra las nulidades generales previstas en el art. 202 del mismo código, toda vez que no se refiere a la intervención, asistencia o representación del encausado.
 Tampoco se vio afectada la garantía de inviolabilidad de domicilio, ya que existió orden judicial debidamente motivada para efectuar el allanamiento. A ello cabe agregar que el imputado facilitó voluntariamente el ingreso.
 Por lo expuesto y como adelantara, el agravio traído debe tener acogida favorable.
 2.- Coincido con el recurrente en que el Tribunal de grado incurrió en absurdo valorativo.
 Si bien es cierto que no hubo un reconocimiento directo por parte de las víctimas del hecho, el resto de la prueba reunida sindica claramente a G. como coautor del mismo.
 Conforme se desprende de la primer cuestión del veredicto, el auto que fuera sustraído sufrió un vuelco en las inmediaciones, resultando al menos un ocupante con heridas sangrantes. Previamente, las víctimas habían sido desposeídas en su finca de varios objetos y dinero, mediante el uso de armas de fuego, con las cuales fueron golpeados.
 También quedo debidamente probado que el imputado recibió atención médica en un nosocomio de la zona a las pocas horas -dos- de ocurrido el accidente, presentando heridas punzocortantes.
 Posteriormente, en su domicilio se encontró el ya mencionado espejo retrovisor con sangre, la cual se demostró databa de la fecha del vuelco del automóvil robado, siendo a su vez reconocido por la víctima como perteneciente a su rodado.
 A su vez, en un domicilio alternativo fueron secuestrados un par de borceguíes parte de la res furtiva, según se desprende del acta de allanamiento obrante a fs. 15/16 vta., la cual fue incorporada por lectura al debate (fs. 56 vta.).
 A esto cabe adunar que tanto la sangre hallada en el automóvil en cuestión como en el referido espejo, coincidían con el grupo y factor del imputado.
 Así las cosas, el cúmulo de indicios apuntan inequívocamente a G. Ninguno de ellos en forma aislada resultaría suficiente para tener por acreditada su participación en el hecho, pero analizados en su conjunto, devienen coherentes y concordantes.
 Este Tribunal tiene dicho que tratándose de elementos probatorios calificables de indicios    —"id est": señaladores de un camino- su análisis debe ser hecho en forma integral y armónica y nunca de manera parcial o aislada, puesto que toda evaluación incompleta conduciría a desvirtuar su sentido (Sala I, sent. del 3/8/00 en causa N° 776, "Suárez"; idem del 1/10/99 en causa N° 479, "Córdoba", ampliación de fundamentos de los magistrados de segundo y tercer voto). De manera que el análisis parcial y aislado de los elementos de juicio obrantes en la causa, sin integrarlos ni armonizarlos debidamente en su conjunto, configura vicio descalificante del acto jurisdiccional (Sala I, sent. del 23/9/99 en causa N° 30, "Ruiz").
 Es cierto que el imputado pudo accidentarse de cualquier otra forma, que la sangre hallada resulta ser del tipo que posee la mayoría de la población y que la res furtiva secuestrada pudo llegar a los domicilios de G. de los modos más inimaginables. Lo que no resulta lógico es pensar que todo ello se debió a la casualidad, a una suma de infortunadas coincidencias.
 Voto por la afirmativa.

 A la misma segunda cuestión planteada el señor Juez, doctor Piombo, dijo:
 Adhiero al voto del doctor Natiello en igual sentido y por los mismos fundamentos.
 Voto por la afirmativa. 

 A la misma segunda cuestión planteada el señor Juez, doctor Sal Llargués, dijo:
 Adhiero al voto de los colegas preopinantes en igual sentido y por los mismos fundamentos.
 Voto por la afirmativa.

 A la tercera cuestión planteada el señor Juez, doctor Natiello, dijo:
 Apartándome de diversos precedentes de la mayoría de esta Sala, estimo que no resulta posible que este Tribunal que no participó del juicio ni presenció el debate fije nueva pena puesto que, por un lado, ello importaría privar a las partes de una instancia legalmente prevista (ver S.C.J.B.A., en P. 59.812 caratulada "Manso, Miguel Feliciano s/ robo calificado", entre otras muchas) y, por otro, exigir a un órgano revisor una valoración que excede sus verdaderas posibilidades, como sucede en la especie por la falta de conocimiento directo y de visu del imputado (arg. art. 41 inc. 2º in fine del C.P.).
 Voto por la negativa.

 A la misma tercera cuestión planteada el señor Juez, doctor Piombo, dijo:
 Adhiero al voto del doctor Natiello en igual sentido y por los mismos fundamentos.
 Voto por la negativa. 

 A la misma tercera cuestión planteada el señor Juez, doctor Sal Llargués, dijo:
 Adhiero al voto de los colegas preopinantes en igual sentido y por los mismos fundamentos.
 Voto por la negativa.

A la cuarta cuestión planteada el señor Juez, doctor Natiello, dijo:
 Visto el modo en que han quedado resueltas las cuestiones precedentes estimo corresponde: 1) declarar admisible el recurso de Casación interpuesto por el Sr. Agente Fiscal en causa N° 588 del Tribunal en lo Criminal N° 2 del Departamento Judicial Bahía Blanca, seguida a J. L. G. (arts. 421, 448, 450, 452 inc. 1 del C.P.P.); 2) casar el mismo, conforme los argumentos dados, encontrando penalmente responsable al mencionado G. del delito de robo agravado por el uso de armas (arts. 166 inc 2 del C.P.; 210, 219, 373, 456, 458, 460 del C.P.P.); 3) remitir a la instancia a fin de que fije la sanción a imponer al imputado, con costas (arts. 40 y 41 del C.P.; 463, 530, 531 del C.P.P.) y 4) tener presente la reserva de recursos extraordinarios ante la S.C.B.A y la S.C.J.N. (arts. 494 del C.P.P. y 14 de la ley 48).
 Así lo voto.

 A la misma cuarta cuestión planteada el señor Juez, doctor Piombo, dijo:
 Adhiero al voto del doctor Natiello en igual sentido y por los mismos fundamentos.

  Así lo voto.

 A la misma cuarta cuestión planteada el señor Juez, doctor Sal Llargués, dijo:
 Adhiero al voto de los colegas preopinantes en igual sentido y por los mismos fundamentos.
 Así lo voto.

Con lo que terminó el Acuerdo dictándose la siguiente

S E N T E N C I A

 Por lo expuesto en el Acuerdo que antecede, el Tribunal resuelve:
 I.- Declarar admisible el recurso de Casación interpuesto por el Sr. Agente Fiscal en causa N° 588 del Tribunal en lo Criminal N° 2 del Departamento Judicial Bahía Blanca, seguida a J. L. G.
 Arts. 421, 448, 450, 452 inc. 1 del C.P.P..
 II.- Casar el mismo, conforme los argumentos dados, encontrando penalmente responsable al mencionado G. del delito de robo agravado por el uso de armas.
 Arts. 166 inc 2 del C.P.; 210, 219, 373, 456, 458, 460 del C.P.P..
 III.- Remitir a la instancia a fin de que fije la sanción a imponer al imputado, con costas.
 Arts. 40 y 41 del C.P.; 530, 531 del C.P.P..
 IV.- Tener presente la reserva de recursos extraordinarios ante la S.C.B.A y la S.C.J.N..
 Arts. 494 del C.P.P. y 14 de la ley 48.
 V.- Regístrese. Notifíquese. Remítase copia certificada de lo aquí resuelto al Tribunal en lo Criminal N° 2 del Departamento Judicial Bahía Blanca.
BENJAMIN RAMON SAL LLARGUES - CARLOS ANGEL NATIELLO - HORACIO DANIEL PIOMBO

 


 
You are here: Home Derecho Procesal Penal Potestad Policial Jurisprudencia Provincial Plain view doctrine aceptación de la doctrina, sus alcances.

 Consultas

Las consultas pueden realizarse a info@iestudiospenales.com.ar. No se responderán cuestiones atinentes a accionares delictivos y procedimientos a seguir en su caso.   

Artículos de Doctrina.

El Instituto de Estudios Penales invita a estudiantes de derecho y abogados, a realizar trabajos personales propios de la temática penal o filosófico penal. Presione aquí para mas información.

 Facebook

El Instituto de estudios penales posee su cuenta en facebook, si desea hacer consultas por esta vía presione aquí.