Derecho Penal

Interceptación y requisa por “actitud sospechosa”.
Derecho Procesal Penal - Jurisprudencia Provincial

Causa Nº 26.915 caratulada “R., R. A. s/Recurso de Casación”.

Sala III del Tribunal de Casación Penal pcia. Buenos Aires, rta. 28 de octubre 2008.

ACUERDO
En la ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires, Sede de la Sala III del Tribunal de Casación Penal, a los 28 días del mes de octubre de 2008, se reúnen en Acuerdo Ordinario los señores jueces doctores Ricardo Borinsky y Víctor Horacio Violini (artículos 47 y 48 de la ley 5827), con la presidencia del primero de los nombrados, a los efectos de dictar sentencia en la causa Nº 8.432 (Registro de Presidencia Nº 26.915) caratulada “R., R. A. s/Recurso de Casación”, conforme al siguiente orden de votación: VIOLINI –BORINSKY.
ANTECEDENTES
1º) El Tribunal en lo Criminal Nº 1 del Departamento Judicial de San Nicolás condenó a R. A. R. a dos años y seis meses de prisión, de cumplimiento efectivo, y costas, como autor responsable del delito de tenencia ilegal de arma de guerra (artículo 189 bis, inciso 2°, párrafo segundo del Código Penal).
2º) Contra ese pronunciamiento interpone recurso de casación el Defensor Particular, doctor Gotardo I. Migliaro, por el cauce de los artículos 448, 450 y 454 del Código Procesal Penal.
Se agravia por la infracción de los artículos 225, 226 y 294 inciso 5° del Código Procesal Penal, pues entendió que el procedimiento policial que llevara a su cliente a ser condenado se realizó con violación de las normas correspondientes a la requisa.
Sostiene que la interceptación de su cliente por parte del personal policial se motivó en la sola circunstancia de encontrarse R. en la vía pública. Y que la actitud evasiva del nombrado que apreciaron los jueces no surge del acta de fs. 1/vta. del principal como tampoco constan razones de urgencia, ni el motivo por el cual el imputado no la firmó.
En consecuencia, solicita se haga lugar al recurso y se absuelva a su defendido.
 3º) Radicado el recurso en la Sala (fs. 49) se le dio vista a las partes.
Así, la Fiscalía ante esta Sede dictaminó sobre la improcedencia del recurso.
Sostuvo que la requisa de R. en la vía pública se efectuó dentro de las atribuciones con que cuenta el personal policial.
Ello surge de los relatos de quienes efectuaron la diligencia incorporados por lectura al debate.
Encontrándose la causa en condiciones de ser resuelta en forma definitiva, se plantean y votan las siguientes 
CUESTIONES
Primera: ¿Es admisible el recurso de casación interpuesto?
Segunda: ¿Es procedente?
Tercero: ¿Qué pronunciamiento corres-ponde dictar?
VOTACIÓN
A la primera cuestión el señor juez doctor Violini dijo:
El recurso satisface los requisitos de tiempo y forma, el impugnante se encuentra legitimado para recurrir y la sentencia objeto del recurso es definitiva correspondiendo, en consecuencia, declarar admisible el presente recurso de casación (artículos 448, 450, 451, 454 inciso 1º, 464 inciso 3 y 465 del Código Procesal Penal). 
Por lo que a esta cuestión VOTO POR LA AFIRMATIVA.
A la primera cuestión el señor juez doctor Borinsky dijo:
Adhiero, por sus fundamentos, al voto del doctor Violini, y también me pronuncio POR LA AFIRMATIVA.
A la segunda cuestión el señor juez doctor Violini dijo:
Considero que el recurso no procede.
Si bien en el acta de fs. 1/1vta. del principal no se consignaron las razones por las que R. fue interceptado por personal policial (fs.2/vta.), las testimoniales de H. L. M. y P. M. dan cuenta de su actitud sospechosa que dio motivo a su interceptación y la posterior requisa de la bolsa que llevaba.
El artículo 294 del Código Procesal Penal en su inciso 5 regula la actuación de la policía con motivo de un operativo público de control motivado en políticas tendientes a la prevención de los delitos. En esos casos puede proceder a revisar los efectos que las personas lleven en sus ropas o vehículos.
Esa función específica motivó la actuación que dio lugar a esta causa en la que se secuestró el arma (artículos 201 y 203 “a contrario” del Código Procesal Penal).
En efecto, la presencia policial en la zona se encuadra en un operativo de control del mencionado en el artículo en trato. Específicamente se consigna en el acta de fs. 1/vta. que los efectivos policiales se encontraban recorriendo la zona “... en prevención de delitos y faltas en general ...” (fs. 2).
Ha dicho la Corte Suprema de Justicia de la Nación el 12 de noviembre de 1998 en el precedente “Fernández Prieto, Carlos A. y otro” que el accionar policial regular y en ejercicio de sus funciones específicas debe analizarse a la luz de “las especiales circunstancias en que se desarrolló el acto impugnado” (considerando 15). Y en ese aspecto, considero que esas circunstancias –que señalé arriba– permiten tener por regular el acto más aún cuando lo preventores convocaron a un testigo y volcaron todo lo actuado en acta (conf. considerando 16).
Sumo a ello, y sigo con el criterio de la Corte, “el accionar policial se efectuó dentro del marco de una actuación prudente y razonable ... en el ejercicio de sus funciones específicas, en circunstancias de urgencia” (considerando 17).
Basta pensar en un imposible trabajo policial si se les impide tomar una mínima e inmediata decisión y se les impone que, ante cualquier observación, convoquen al fiscal para que indique el procedimiento a seguir.
En este sentido, los artículos 153 y 154 del rito también los habilita a proceder ante flagrancia con idéntico fundamento. Por eso se constituye como autoridad de prevención, es decir, antes de que el delito se cometa, durante su consumación o en el momento inmediatamente posterior. En este sentido el artículo 293 del Código Procesal Penal es específico. Con esto contesto al recurrente cuando argumenta sobre los distintos artículos del Código Procesal Penal que no fueron respetados y cuando sostiene que el rechazo de la nulidad equivale a otorgar a la policía mayores facultades que a los órganos judiciales.
La prueba se completa con el secuestro de un revólver calibre 38 marca Eibar serie 82689 cargado con proyectiles, la pericia balística que dictamina que la misma es apta para disparar y funciona en simple y doble acción y los informes de los Registros Provincial y Nacional de Armas que indican que el arma no se encuentra registrada y que R. no reviste la calidad de legítimo usuario (fs. 20/vta.).
Es por ello, que propongo rechazar, por improcedente, el recurso de casación interpuesto, con costas; y regular los honorarios del doctor Gotardo I. Migliaro, por la actuación ante esta Sede, en un veinticinco por ciento (25%) de la suma fijada en origen (artículos 153, 154, 201, 203 “a contrario”, 293, 294 inciso 5º, 448, 450, 454, 465, 530 y 531 del Código Procesal Penal y 28 “in fine” del Decreto 8904/77).
Por lo que a la primera cuestión VOTO POR LA NEGATIVA.
A la segunda cuestión el señor juez doctor Borinsky dijo:
Adhiero al voto de mi colega preopinante, por sus fundamentos y también me pronuncio POR LA NEGATIVA.
A la tercera cuestión el señor juez doctor Violini dijo:
Que de conformidad al resultado que arroja el tratamiento de las cuestión precedentes corresponde rechazar, por improcedente, el recurso de casación interpuesto, con costas; y regular los honorarios del doctor Gotardo I. Migliaro, por la actuación ante esta Sede, en un veinticinco por ciento (25%) de la suma fijada en origen (artículos 153, 154, 201, 203 “a contrario”, 293, 294 inciso 5º, 448, 450, 454, 465, 530 y 531 del Código Procesal Penal; 28 “in fine” del Decreto 8904/77; 47 y 48 de la ley 5827). ASÍ LO VOTO.
A la tercera cuestión el señor juez doctor Borinsky dijo:
Por sus fundamentos, adhiero al voto del doctor Violini.
Por lo que no siendo para más, se dio  por finalizado el Acuerdo, dictando la Sala la siguiente
SENTENCIA
I) RECHAZAR, por improcedente, el recurso interpuesto, con costas.
II) REGULAR los honorarios del doctor Gotardo I. Migliaro, por la actuación ante esta Sede, en un veinticinco por ciento (25%) de la suma fijada en origen.
Rigen los artículos 153, 154, 201, 203 “a contrario”, 293, 294 inciso 5º, 448, 450, 454, 465, 530 y 531 del Código Procesal Penal; 28 “in fine” del Decreto 8904/77; 47 y 48 de la ley 5827.
Regístrese, notifíquese y oportuna-mente, devuélvase a origen.
Ricardo Borinsky - Víctor Horacio Violini
Ante mí: Andrea K. Echenique.

 
Bahiamultimedia