Derecho Penal

"DELITOS DE DOMINIO Y DELITOS DE INFRACCIÓN DE DEBER".
Derecho Penal Parte General - Doctrina

Bacigalupo, Enrique.

2ª edición, Hammurabi, Buenos Aires, 1999, págs. 496 a 497.

En los últimos decenios se ha comprobado que no todos los tipos de delito tienen una estructura que permite explicar las cuestiones de la autoría a través de la teoría del dominio del hecho. En 1963 Roxin propuso, en este sentido, distinguir los delitos de dominio del hecho de los delitos de infracción de deber . En su versión originaria los delitos de infracción de deber se caracterizan porque la autoría de la realización del tipo penal no depende del dominio del hecho,sino de la infracción de un deber que incumbe al agente. Los delitos de infracción de deber, por lo tanto, se dan en tipos penales en los que la autoría se encuentra reducida a quienes les incumbe un determinado
deber. Por lo tanto, en estos delitos de infracción de deber es factible que quien domina la acción no sea el autor ni tampoco el coautor,pues la autoría se define por la infracción del deber y no por el dominio del hecho. Por ejemplo: el no funcionario documenta una constatación falsamente, que el funcionario competente para la expendición
del documento conoce y autoriza: sólo el funcionario es autor de un delito de falsedad documental del art. 390 del Cód. Penal, aunque no haya tenido el dominio del hecho en la confección del documento.
La teoría de los delitos de infracción de deber se refiere, en la formulación de Roxin, a los delitos especiales y los delitos de omisión y tiene importantes consecuencias en lo referente a la accesoriedad (mientras en los delitos de dominio la participación requiere un autor principal que obre dolosamente, ello no es necesario en los delitos
de infracción de deber, en los que el partícipe es quien participa sin lesionar un deber especial, aunque el autor haya obrado sin dolo).
La caracterización de los delitos de infracción de deber sufre una considerable modificación en la propuesta de Jakobs, como consecuencia de que éste no elabora la teoría del delito sobre la base de la distinción entre acciones y omisiones, sino entre deberes que provienen de la organización de la intervención del agente y deberes
que provienen de laposición institucional de éste. Por lo tanto, los delitos de dominio se corresponden con el ámbito de la organización (donde es irrelevante que se trate de una acción o de una omisión) y los delitos de infracción se refieren al ámbito institucional . Desde el punto de vista de Jakobs, en los delitos de infracción de deber la competencia del autor se encuentra fundada en la lesión de deberes protegidos institucionalmente.
Contra la teoría de los delitos de infracción de deber se ha sostenido que, en la medida en la que todas las normas imponen deberes y todos los delitos consisten en la infracción de una norma, se
debería deducir que todos los delitos tendrían el carácter de delitos de infracción de deber . Este punto de vista ha sido desarrollado también a partir de la concepción del derecho penal como defraudación de espectativas . La distinción entre delitos de dominio y delitos de infracción de deber, sin embargo, ha sido mantenida por Jakobs
sobre la base de la ya mencionada diversidad entre los deberes que provienen de la organización de la propia actividad y los que se derivan de una institución .

 
RocketTheme Joomla Templates