Instituto de Estudios Penales | Bahia Blanca |

Interpone recurso de reposición y apelación en subsidio

Sr. Juez a cargo del Jugado de garantías n° 1:

        María Evangelina Coppolillo, abogada, inscripta en la matrícula al T: VI, F: 204 del CABB LEGAJO NRO. 790415-2, I Brutos/CUIT 27-27235453-6, Responsable Monotributo, ratificando domicilio procesal oportunamente constituido en calle 19 de Mayo 531 de la ciudad de Bahía Blanca, en la I.P.P. N° 532 del registro de la U.F.I. N°10 y Carpeta de Garantías N°769 del Juzgado de Garantías n°1 que se sigue al Sr. Carlos Cáceres por el delito de violación, a V.S. me presento y respetuosamente digo:
       
I- OBJETO:

         Que vengo por el presente, en tiempo y forma, a interponer recurso de reposición con apelación en subsidio, conforme lo normado en los .arts. 436, 437, 438, 439 y ccds. del C.P.P., contra la resolución dictada con fecha 12 de Octubre del año en curso que resuelve cerrar la investigación preliminar de referencia, solicitando se revoque por contrario imperio el auto que lo ordena y en caso de no hacer lugar a ello, se eleven los autos a la Excma. Cámara de Apelaciones Departamental en la forma de estilo, todo ello de acuerdo a los siguientes fundamentos de hecho y derecho que seguidamente expongo:

         II.- FUNDAMENTOS:
         En cuanto a los motivos que sostienen la presente impugnación,  principio por expresar que dicho decisorio priva al Sr. Cáceres a ejercer el derecho de defensa en juicio, coartando el derecho a ser oído, toda vez que vulnera el contenido y alcance de los arts. 16, 18 y 43 de la Constitución Nacional, y el art. 15 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires.
         El derecho de defensa en juicio de la Sr. Cáceres se ve claramente vulnerado en el auto de fecha 12/10/11, cuando se dispone el cierre de la investigación penal preparatoria, sin hacer lugar a la Pericia Psiquiátrica propuesta por esta defensa, toda vez que se arriba a la resolución impugnada, luego de una valoración meramente objetiva tanto del hecho delictivo como de la responsabilidad de mi defendido. Es un hecho cierto que al no observarse integralmente las pruebas solicitadas al plenario o al dejar de practicarse en su debido momento procesal se viola el debido Proceso a favor del acusado pues con ello se estaría restando importancia a la necesidad de proveer la prueba de descargo propuesta por esta parte, conforme lo prevé el Art. 318 C.P.P.
    Como la jurisprudencia lo ha anotado, “La inimputabilidad debe probarse. Las dos fuentes generadoras de la inimputabilidad, que son la inmadurez sicológica y el trastorno mental, no se predican, per se, de determinadas personas o grupos de personas, ni tampoco de ciertas circunstancias psíquicas en que pueda encontrarse un individuo en un preciso momento, sino que es necesario probar en cada caso su existencia y, además de eso, acreditar que en razón de una u otra el autor del hecho no estuvo en condiciones, al momento de cometerlo, de comprender su ilicitud o de determinarse de acuerdo con esa comprensión, no puede, por tanto, deducirse la inimputabilidad de la simple calidad en el sindicado de indígena o de campesino, sino que se impone establecer que su grado de madurez mental era tan incipiente o precario que no le permitía valorar los patrones de conducta vigentes dentro de la sociedad cuyas leyes quebrantó y que, por lo mismo, al cometer el hecho que se le atribuyó, no estuvo en capacidad de comprender que realizaba algo que era ilícito, ni pudo determinar su comportamiento de acuerdo con esa comprensión’’. (CSJ, Cas. Penal, Sent. jun. 28/83).

   Mi defendido actuó en un estado de incomprensión que le impedía autodeterminar su conducta para el momento de los hechos, no pudiendo imputarle responsabilidad sobre dolo o culpa con el cual pudo haber cometido tales hechos, pues el aspecto positivo de la culpabilidad exige claridad de conciencia y libre autodeterminación. De una parte porque si el dolo es la realización del hecho típicamente antijurídico, querido y sabido por el agente, no puede hablarse de esta manifestación de la culpabilidad respecto de quien no está en Condiciones de comprender o de determinarse adecuadamente, y con relación a la culpa debe hacerse similar planteamiento porque aun cuando en el delito culposo el agente no quiere la producción del resultado dañoso, debe conocer y querer la conducta imprudente, negligente o violatoria de normas legales o reglamentarias de la cual se deriva el resultado.
    Por ello insisto que el actuar del Sr. Cáceres, obedeció a una enfermedad patológica que le produjo el trastorno mental transitorio tan aludido y que su actuar no fue producto de su conciencia o del querer dañar a su compañera Mirta Medina, madre de su menor hijo; circunstancia ésta que no se pudo probar por, como se resaltara, haberse clausurado la etapa de instrucción, sin proveer la prueba de vital importancia a los derechos del encartado ofrecida por esta parte, violando así un derecho tan fundamental como el defenderse en juicio.                         .
     
III.  PETITORIO:

1-Por interpuesto en tiempo y forma el presente recurso de reposición y apelación subsidiaria.-
2- Oportunamente se revoque por contrario imperio el auto impugnado o en su defecto se conceda la apelación elevándose las actuaciones al superior.-


PROVEER DE CONFORMIDAD
                       SERA JUSTICIA        
        
      


 
You are here: Home Modelos de Escritos Escritos Penales Interpone recurso de reposición y apelación en subsidio

 Consultas

Las consultas pueden realizarse a info@iestudiospenales.com.ar. No se responderán cuestiones atinentes a accionares delictivos y procedimientos a seguir en su caso.   

Artículos de Doctrina.

El Instituto de Estudios Penales invita a estudiantes de derecho y abogados, a realizar trabajos personales propios de la temática penal o filosófico penal. Presione aquí para mas información.

 Facebook

El Instituto de estudios penales posee su cuenta en facebook, si desea hacer consultas por esta vía presione aquí.