Instituto de Estudios Penales | Bahia Blanca |

Para la tipicidad culposa no basta con la afirmación de la causalidad y de la violación del deber de cuidado, ya que resta averiguar si el resultado está determinado por la violación normativa.

E-mail Imprimir
Causa nro. 6163 UFI 3 IPP 49.440.
Juzgado de Garantías nro. 1 de Bahía Blanca, rta. Abril de 2006.
Causa nro. 6163 UFI 3 IPP 49.440
Bahía Blanca, de abril de 2006.-
AUTOS Y VISTOS: Para resolver respecto del pedido de sobreseimiento formulado por el Sr. Secretario de la Unidad de Defensa nro. Dos, Dr. Alberto Hugo Arena en favor de LUIS ALBERTO CABELLO.-


Y CONSIDERANDO:
I)-Que en la presente causa la acción penal no se encuentra prescripta.-
II)-Que mediante acta de procedimiento de fs. 2/3 vta., croquis ilustrativo de fs. 4/vta., informe pericial de fs. 16/vta., informe químico pericial de fs. 23, informe médico de fs. 26, informe de inhumación de restos de 31/vta., informe planimétrico de fs. 39, informe autopsial de fs. 41/43, placas fotográficas de fs. 57/63, copia certificada de historia clínica de fs. 72/78, certificado de defunción de fs. 79, informe accidentológico de fs. 84/vta., informe pericial de ingeniería mecánica de fs. 90/92 y declaraciones testimoniales de fs. 113/vta. y 125/vta., se encuentra legalmente acreditado en autos que el día 27 de julio de 2002, en la intersección de las calles Corrientes y Lavalle de Bahía Blanca, en circunstancias en que se circulaba con un automóvil marca Fiat Uno, dominio BPQ 537 por la primera de las arterias mencionadas trasponiendo la calle Lavalle, se atropelló a Francisco Riera, quien cruzaba dicha intersección a pie, produciéndole como consecuencia del impacto fractura de acetabulo de cadera izquierda, fractura luxación de hombro izquierdo y traumatismo grave de torax con hemorragia masiva intratoráxica que provocaron su fallecimiento el día 28 de julio de 2002.-
III)-Que el Sr. Agente Fiscal, en su requisitoria de elevación a juicio, imputa a LUIS ALBERTO CABELLOla comisión del delito de HOMICIDIO CULPOSOen los términos del art. 84 segundo párrafo del C. Penal.-
Que el Sr. Secretario de la Unidad de Defensa nro. Dos Dr. Alberto Hugo Arena se opone a la elevación a juicio y peticiona el sobreseimiento del imputado, manifestando que no existe duda que el accidente se debió a la lamentable imprudencia de la víctima que se "lanzó" a cruzar la calle sin observar que el semáforo estaba en onda verde para los automóviles y vedado para el transeunte. Asimismo manifiesta que no fue la velocidad la causa desencadenante del accidente ya que de acuerdo a las pericias practicadas y a las declaraciones testimoniales obrantes en autos, surge que la velocidad a la que circulaba el imputado no superaba los 44 km por hora, por lo que entiende que no existió imprudencia en el manejo.-
Adelanto mi opinión en sentido favorable a la solicitud de sobreseimiento.-
En primer lugar, y en relación a la velocidad a la que conducía el imputado, corresponde mencionar que a fs. 84/vta. y 90/92 obran dos pericias al respecto. En la primera de ellas, realizada por el Subcomisario Gustavo Daniel Maldonado, se consigna una velocidad mínima de circulación al momento del impacto de 59 Km/h. Por su parte, del informe pericial de Ingeniería Mecánica confeccionado por el Perito Oscar Hugo Paez, surge una velocidad aproximada de unos 44 Km/h.
Siendo que ambas pericias fueron realizadas a partir de la misma premisa, cual es la longitud de la marca de frenado, no se entiene porque arriban a resultados notoriamente disímiles. Sin perjuicio de no desechar en forma absoluta el valor probatorio de la pericia de fs. 84 vta., entiendo que la misma, a diferencia de la pericia de fs. 90/92, no encuentra debida fundamentación ya que no señala cuales son los indicadores en que se basó el perito para llegar a su conclusión. Por el contrario, en la pericia de Ingeniería Mecánica se realiza una minuciosa fundamentación de la conclusión arribada, utilizando para ello fórmulas tendientes a determinar la velocidad de circulación del automóvil del imputado, por lo que la misma goza a criterio de la suscripta de mayor validez probatoria.
Como consecuencia de lo dicho precedentemente, y estando a las conclusiones de la pericia de fs. 90/92, entiendo que Cabello no ha violado deber de cuidado alguno, toda vez que la velocidad del automóvil que conducía no superó la velocidad máxima requerida por el Código de Tránsito para circular en calles por zonas urbanas. De lo anterior surge que atento la ausencia de violación de deber de cuidado, la conducta del imputado deviene atípica.-
En segundo lugar, y sin perjuicio de lo manifestado precedentemente, en el supuesto de tener en consideración los resultados de la pericia de fs. 84/vta., llegando así a la conclusión de que el procesado circulaba a 59 Km/h y que como consecuencia de ello ha incurrido en una violación del deber de cuidado, entiendo que dicha conducta no es determinante del resultado producido.
Para la configuración de la tipicidad culposa no basta con la afirmación de la causalidad y de la violación del deber de cuidado, ya que resta averiguar si el resultado está determinado por la violación normativa, o sea si media un nexo de determinación entre la antinormatividad y el resultado.
Para la averiguación de la relación de determinación del resultado por la creación del peligro prohibido, debe realizarse un juicio hipotético en virtud del cual se imagina la conducta del autor dentro del marco normativo, es decir sin violar el deber de cuidado. No habrá determinación cuando la acción así imaginada hubiese producido igualmente el resultado.-
En el presente caso, y admitiendo la validez probatoria de la pericia de fs. 74/vta., considero que pese a existir causalidad y violación del deber de cuidado, no existe relación de determinación entre la conducta imprudente de Cabello y el resultado ya que si imaginamos un obrar prudente de su parte, llegamos a la conclusión de que de todas maneras el resultado se hubiese producido. Tal cual surge de los dichos del propio imputado y de los de los testigos de fs. 113/vta. y 125/vta., la víctima se decidió a cruzar la calle, para luego amagar como si se hubiese arrepentido, para finalmente decidirse a pasar cuando justo pasaba el encartado, por lo que con su obrar imprudente colocó al imputado en la imposibilidad de realizar maniobra alguna que impidiera el accidente. Aún suponiendo que Cabello circulaba a la velocidad permitida por el Código de Tránsito (40 km), no podemos validamente afirmar que el resultado se hubiese evitado, toda vez que la víctima con su conducta dubitativa determinó que el imputado no detuviera la marcha y evitara la colisión.-
De acuerdo a lo expuesto, entiendo que si bien en el presente caso se introduce un riesgo no permitido, el resultado no es realización de ese riesgo, por lo que la conducta del imputado tambíen deviene atípica en este supuesto.-
POR ELLO,RESUELVO:SOBRESEER TOTALMENTE a LUIS ALBERTO CABELLO en el delito deHOMICIDIO CULPOSO, por no encuadrar su conducta en una figura legal.- (Art. 84 del C. Penal, y 210, 323 inc.3ro., 324 y 327 del C.P.P.).-
NOTIFIQUESE.-

 
You are here: Home Derecho Penal Parte General Jurisprudencia Local Para la tipicidad culposa no basta con la afirmación de la causalidad y de la violación del deber de cuidado, ya que resta averiguar si el resultado está determinado por la violación normativa.

 Consultas

Las consultas pueden realizarse a info@iestudiospenales.com.ar. No se responderán cuestiones atinentes a accionares delictivos y procedimientos a seguir en su caso.   

Artículos de Doctrina.

El Instituto de Estudios Penales invita a estudiantes de derecho y abogados, a realizar trabajos personales propios de la temática penal o filosófico penal. Presione aquí para mas información.

 Facebook

El Instituto de estudios penales posee su cuenta en facebook, si desea hacer consultas por esta vía presione aquí.