Instituto de Estudios Penales | Bahia Blanca |

Procesamiento por Almacenamiento de estupefacientes (se tuvo en cuenta la cantidad y forma de empaquetamiento de la droga) se descartó un especial elemento subjetivo

E-mail Imprimir

Causa n° 43613 "BOGADO SANGUINA, Oscar y otros s/ auto de procesamiento".

Sala I, Cámara Nacional Criminal y Correccional de Capital Federal, rta. 28 de octubre 2009.

Reg. n° 1179
 

///////////////nos Aires, 28 de octubre de 2009.

Y VISTOS: Y CONSIDERANDO:

El Dr. Miguel Luis Figueroa interpuso recurso de apelación a fs. 20/23 contra la resolución de fs. 1/13 en la que en su punto dispositivo I el  Sr.  Juez  de  grado  resolvió  decretar  el  auto  de  procesamiento  con  prisión preventiva  de  Oscar  Rubén  Bogado  Sanguina    por  el  delito  tipificado  por  el artículo 5°, inc. "c", en su modalidad de almacenamiento, de la ley 23.737.

A  fs.  34/37  el  letrado  defensor presentó el  escrito previsto por  el  artículo  454  del  Código  de  rito  y  solicitó  se  revoque  el  auto  de
procesamiento  y  prisión  preventiva  dictado  en  contra  de  su  defendido  y  de decrete la falta de mérito.

Sus  agravios  se  centraron  en  cuestionar  la  efectiva disponibilidad del estupefaciente por parte de su ahijado procesal, ello sobre la base de su descargo en el que negó el hecho que se le imputó.  

En este sentido, señaló que el único elemento incriminante contra su defendido eran los dichos de Jara Hermosilla, los que desacreditó en tanto  constituían  un  descargo  de  responsabilidad  sobre  su  defendido  en  un claro intento de mejorar su situación procesal.

También polemizó acerca de la finalidad de la tenencia de la  sustancia  incautada  atento  que,  a  su  criterio,  la  modalidad  de almacenamiento  requiere  de  otro  elemento  de  prueba  que  no  pudo corroborarse, siendo que únicamente se cuenta con el secuestro del material. En  definitiva,  dijo  que  no  se  encontraba  probado  que  su defendido haya tenido poder de disposición sobre la droga ni que sea autor o partícipe  del  delito  de  tenencia  de  estupefacientes  con  fines  de comercialización, en su modalidad de almacenamiento.   Por último, con relación a la prisión preventiva expresó que no estaba debidamente fundada ya  que  no  existían  elementos  para  presumir que de recuperar la libertad Bogado Sanguina intentaría eludir el accionar de la  justicia  o  entorpecería  la  investigación.  Dijo  que  el  único  argumento  que esgrimió el a-quo para justificar lo antedicho fue la hipotética pena a recibir.

Las  presentes  actuaciones  se  iniciaron  a  raíz  de  la declaración  del  Sargento  Pedro  Penayo  quien  a  fs.  1/2  expresó  que  mientras realizaban  prevención  en  el  interior  de  la  Villa  San  Blas  junto  al  Agente Cristian  Monfardini  y  el  Cabo  Cristian  Moreno  pudieron  observar  a  un masculino de remera celeste salir en forma apresurada de la finca identificada con el número 118 y al advertir la presencia policial se detuvo bruscamente, lo que  originó  que  se  topara  con  las  tres  personas  que  salían  detrás  de  él.  Acto seguido,  señaló,  estos  individuos  comenzaron  a  darse    a  ala  fuga,  lo  que motivó  que  el  declarante  y  sus  compañeros  emprendan  una  persecución  que culminó  con  su  detención  e  identificación,  resultando  ser  Oscar  Bogado Sanguina, Rafael Zotelo Lugo, Alfredo FLeitas Arzamendia y Porfirio Javier Sotelo  Cubillas,  a  quienes,  refirió  se  les  incautó  los  teléfonos  celulares  que tenían en su poder.

Posteriormente  y  atento  que  en  el  lugar  de  donde  habían salido  los  detenidos  podía  observarse,  a  simple  vista,  a  escasos  metros  de  la
puerta de entrada una bolsa de nylon transparente conteniendo unos paquetes en  forma  rectangular  similar  a  los  conocidos  como  "ladrillos  de  marihuana", se  solicitó  al  juzgado  instructor  orden  de  allanamiento.  Una  vez  habida  la misma,  indicó  que  se  logró  incautar  el  material  referido,  que  resultó  ser dieciséis  envoltorios  confeccionados  con  cinta  de  embalar,  en  forma  de ladrillos  y  entre  medio  de  unas  bolsas  de  cemento  se  encontró  un  pequeño trozo de la misma sustancia. También, en la habitación de la entrada, dijo que se encontró una balanza. 
Tales circunstancias surgen de las constancias aunadas a la causa,  básicamente  de  las  declaraciones  de  los  preventores  intervinientes, Sargento  Penayo,  Agente  Monfardini  y  Cabo  Moreno,  de  fs.  1/2,  15/16  y 17/18, respectivamente;  las declaraciones de los testigos, Héctor Alan Gervan
Soria  de  fs.  9,  Segio  Javier  Perich  de  fs.  10,  Sindulfo  López  de  fs.  11/2  y Sergio Olivera Rojas de fs. 13/4; el acta de detención y secuestro de Bogado Sanguina  de  fs.  5  y  8;    el  acta  de  apertura  de  fs.  102  y  el  peritaje  realizado sobre el material estupefaciente de fs. 271/3 que da cuenta de que el material incautado  resultó  ser  marihuana  en  las  cantidades  y  porcentajes  allí especificados. 

Ahora bien, las circunstancias relatadas permiten tener por acreditado, al menos con el grado de certeza requerido para la etapa procesal que  se  transita,  el  vínculo  de  disposición  entre  el  imputado  y  la  sustancia estupefaciente secuestrada.
En  efecto,  el  argumento  utilizado  por  la  defensa  paracuestionar la materialidad del ilícito consistente en desacreditar los dichos de la coimputada y negar la tenencia del materia estupefaciente,  a partir del cual intentan expresar que la sustancia no le pertenecía, no encuentra correlato en ninguno de los elementos de prueba reunidos durante el proceso, razón por la cual  tales  explicaciones  ceden  ante  el  cuadro  indiciario  sobre  el  que  se estructura el pronunciamiento incriminante adoptado por el a quo. 

Ello,  en tanto el descargo de Jara Hermosilla, no afectado por la prohibición del art. 18 de la Constitución Nacional,  emanó de su propia voluntad  y  valorado  junto  al  resto  del  plexo  probatorio  reunido  en  autos, conforma un cuadro fáctico suficiente para tener por acreditado los extremos cuestionados (conf. C. Fed. La Plata, Sala 3ª, 9/3/1994 – F., A., y otros; Lexis N° 34/836).

Con  respecto  a  la  figura  legal  adoptada,  este  Tribunal considera  que,  de  momento,  resulta  adecuada  ya  que  los  indicios  reunidos hasta  el  momento  en  la  presente  investigación  permiten  sospechar fundadamente  que  Bogado  Sanguina  tenía  el  material  estupefaciente  en  su poder, en la modalidad de almacenamiento, tal como lo afirma el Sr. Juez de grado  de  grado  en  el  decisorio  recurrido.  Ello  teniendo  en  cuenta principalmente la cantidad de droga incautada –aproximadamente  16 kilos de marihuana-  distribuidos  en  dieciséis  envoltorios    cuyos  pesajes  individuales van  desde  los  774,16  grs.  a  los  1279,18  grs.,  en  el  interior  de  la  vivienda  de donde minutos antes del secuestro se encontraba el nombrado (conf. causa n° 41452 "Mobilia", Reg. n° 254 del 14/3/2008).

La  Corte  Suprema  de  Justicia  ha  sostenido  que  "el  tipo penal de almacenamiento de estupefacientes no requiere para su configuración
la  existencia  de  un  fin  o  propósito  determinado  de  tráfico"  (conf.  CSJN, 10/2/1998 "Mansilla"; LL 1998-C-193; DJ 1998-3-534). También  así  lo  ha  entendido  la  Cámara  Nacional  de Casación  Penal,  al  sostener  que  "el  delito  de  almacenamiento  de estupefacientes  no  requiere  el llamado "dolo de tráfico",  pues basta  para  ello que  se  tenga  la  sustancia  prohibida  en  cantidad  considerable  o  con  destino ilegítimo…."  (CNCP,  Sala  3°,  "Castillo  Talma",  Reg.  n°  41.05.3  de 14/2/2005; "Jiménez Delia", Reg. n° 307 del 9/10/96 y "Veisaga", Reg. n° 91 del 10/3/94).

Resta recordar que el procesamiento contiene un juicio de probabilidad  acerca  de  la  existencia  del  hecho  delictuoso  y  de  la responsabilidad  que  le  correspondería  a  cada  uno  de  los  imputados  en  éste, tratándose  pues  de  la  valoración  de  los  elementos  de  prueba  suficientes  para producir probabilidad, aún no definitivos ni confrontados, pero que sirven para orientar el proceso hacia la acusación, vale decir hacia la base del juicio (conf. Clariá  Olmedo,  J.A.,  "Derecho  Procesal  Penal",  Lerner  Editora,  Córdoba, 1985, pág. 612).  

En  lo  que  respecta  a  la  prisión  preventiva  dictada,  no  han variado las circunstancias valoradas por el Tribunal para mantener el encierro
del  imputado  en  la  causa  n?    43.551  “Incidente  de  excarcelación  de  Oscar Bogado  Sanguina”,  Reg.  n?  1093,    resuelto  el  día  6  de  octubre  del  corriente año.

En  consecuencia,  la  resolución  impugnada  será homologada.

Por  todo  lo  expuesto,  el  Tribunal  RESUELVE:

CONFIRMAR  el  punto  dispositivo  I  de  la  resolución  de  fs.  1/13    en  todo cuanto decide y fuera materia de apelación.

Regístrese,  hágase  saber  al  Ministerio  Público  Fiscal  y devuélvase  para que se practiquen las notificaciones  de rigor.

FIRMAN:  JORGE  L.  BALLESTERO  –  EDUARDO  FARAH  –  EDUARDO

FREILER. Ante mí: Eduardo Nagales.

 


 
You are here: Home Derecho Penal Parte Especial Delitos Contra la Seguridad Pública Jurisprudencia Nacional Procesamiento por Almacenamiento de estupefacientes (se tuvo en cuenta la cantidad y forma de empaquetamiento de la droga) se descartó un especial elemento subjetivo

 Consultas

Las consultas pueden realizarse a info@iestudiospenales.com.ar. No se responderán cuestiones atinentes a accionares delictivos y procedimientos a seguir en su caso.   

Artículos de Doctrina.

El Instituto de Estudios Penales invita a estudiantes de derecho y abogados, a realizar trabajos personales propios de la temática penal o filosófico penal. Presione aquí para mas información.

 Facebook

El Instituto de estudios penales posee su cuenta en facebook, si desea hacer consultas por esta vía presione aquí.