Instituto de Estudios Penales | Bahia Blanca |

Ley de Tránsito Nº 13.927 (adhesión a la Ley Nacional 24.449). Tarjeta verde vencida no es infracción. Se puede aplicar INHABILITACION a imputado primario codenado por conducir en estado de ALCOHOLEMIA.

E-mail Imprimir

Causa Nro. 167/09 "Polak, Gabriel Augusto apela sanción del Juzgado Municipal de Faltas".

Juzgado Correccional N° 1- Bahía Blanca.13/04/09. 

Expte.  167/09. “Polak, Gabriel Augusto apela sanción del Juzgado Municipal de Faltas nro.2,  expte.   2-2009-10096”.
Libro de Sentencias nro.  11.-
Nro. de orden:

    AUTOS Y VISTOS:
            Los de la presente causa nro. 167/09 (orden interno  5409) seguida contra  GABRIEL AUGUSTO POLAK  por infracción a los arts. 40 inc. “b” y  48 inc. “a” de la Ley 24.449.
              RESULTA:                                                                      
                                                Que el señor Juez Municipal de Faltas nro. 2 de esta ciudad condenó al nombrado a las penas de seiscientos pesos de multa  e inhabilitación especial para conducir vehículos automotores por el plazo de seis meses (fs. 11/13). Dicho fallo fue recurrido por el causante con el patrocinio letrado del doctor Osvaldo L. Legorburu (fs. 14/15).
                                     Y  CONSIDERANDO:
                                                  PRIMERO:   Se encuentra acreditado en estas actuaciones y esa es mi convicción, que el  1 de marzo de 2009, siendo las 6.04 horas en la intersección de las calles Urquiza y Perú de esta ciudad, el  automóvil Fiat Duna dominio RPD 138 era conducido por una persona de sexo masculino en estado de alcoholemia positiva, registrando una graduación 0, 88 g/l.
Ello se acredita mediante  el acta de comprobación de fs. 1, complementada por el informe médico de fs. 6 que constató en el imputado los siguientes síntomas clínicos: dislalia, aliento etílico e inflamación conjuntiva (art. 35 de la Ley 13.927).
SEGUNDO:  Aunque no fuera motivo de agravio por el recurrente, advierto, en función de lo previsto por los arts. 49 de la Ley 13.927, 434 y 435 del Código Procesal Penal, que la condena por  haber tenido la tarjeta de identificación del automotor vencida resulta equivocada por aparecer tal conducta atípica, de acuerdo a la normativa  vigente. En efecto, el art. 40 inc. “b” de la Ley 24.449,  por cuya infracción condenara el a-quo al causante, establece que para poder circular con automotor es indispensable “que porte la cédula de identificación del mismo”. Nada dice la ley sobre el vencimiento de la misma por lo que ello no puede ser exigido por el juzgador, pues es sabido que lo que no está prohibido está permitido (art. 19 CN).
Sabido es también que, según lo sostiene la doctrina mayoritaria y la jurisprudencia de los más Altos Tribunales (CSJN, ED 96- 576; SCBA, Ac 45.458 del 4/XI/69, A y S 1969-768) el derecho contravencional es un derecho penal especial, por lo que rigen los principios del derecho penal, siendo la falta un  “delito  en pequeño”, dada la diferenciación sólo cuantitativa.
El poder punitivo es discontinuo, y ello hace a la más elemental seguridad jurídica; rige el principio de máxima taxatividad penal y la prohibición absoluta de la analogía in malam partem  (es decir en contra del imputado), que extendería inconstitucionalmente la punibilidad. En virtud de la vigencia plena del principio de legalidad (en el caso, lex praevia, scripta, stricta, certa) -arts. 18 y 19 CN- las eventuales lagunas legales no pueden ser llenadas por los jueces, que de esa manera se arrogarían funciones legislativas, en desmedro de la división de poderes que diseñan las normas constitucionales.
En consecuencia corresponde revocar el fallo respecto a la presente infracción.
TERCERO:  En cuanto a la conducción en estado de alcoholemia  positiva se ha acreditado debidamente  la autoría responsable del causante Polak, y el hecho fue correctamente encuadrado como infracción al art. 48 inc. “a” de la Ley 24.449.
El único punto de agravio del recurrente lo constituye la pena de inhabilitación, cuya aplicación peticiona se revoque pues sostiene que  sólo se debe aplicar como accesoria en caso de reincidencia y no en su caso en que no registra antecedentes contravencionales.
Entiendo que el argumento no es de recibo, aunque debo admitir que la cuestión merece un esfuerzo  para la correcta interpretación de la nueva normativa aplicable en la provincia, dada la deficiente técnica legislativa de la Ley Nacional a la que nuestro Estado adhiriera a través de la Ley  13.927.
Respecto a la interpretación legal la Corte Suprema de Justicia de la Nacional ha indicado que “la inteligencia de las leyes debe practicarse teniendo en cuenta el contexto general y los fines que las informan, y a ese objeto la labor del intérprete debe ajustarse a un examen atento y profundo de sus términos, de tal modo que consulte la racionalidad del precepto y la voluntad del legislador, extremos que no deben ser obviados por las posibles imperfecciones técnicas de la instrumentación legal” (Fallos, 310: 799). En dicha tarea interpretativa se debe indagar lo que las leyes dicen jurídicamente, desentrañando su espíritu y finalidad, teniendo en cuenta el contexto general y la totalidad de los preceptos del ordenamiento jurídico (cfr. CSJN, Fallos, 315: 38; 310: 937; 301: 489;  Néstor P. Sagüés, “Recurso extraordinario”, 2, 3ra.  Edición, Astrea, pág. 272; José Hurtado Pozo, “A propósito de la interpretación de la ley penal”, Doctrina Penal, año 14, 1991-B, pág. 491 y ss.).
En primer lugar cabe destacar que conducir en estado de intoxicación alcohólica constituye una falta grave (art. 77 inc. 3 “m” de la Ley 24.449); tan ello es así que en el derecho comparado pueden encontrarse ejemplos de tipificación de esa conducta como delito (v. gr. España).
El art. 83 de la Ley 24.449 brinda el catálogo de las sanciones por infracciones a la ley, estableciendo que son de cumplimiento efectivo, y no pueden ser aplicadas con carácter condicional ni en suspenso. Son ellas:  arresto, inhabilitación para conducir, multa, cursos de educación y capacitación y decomiso. Ninguna aclaración efectúa este artículo respecto a la inhabilitación, más allá de que esta sanción sólo debe aplicarse accesoriamente respecto a infracciones graves, como lo establece el art. 82 de la  mentada ley.
Ese mismo art. 82 señala que la reincidencia se da cuando el infractor cometa una nueva falta habiendo sido sancionado anteriormente en cualquier jurisdicción, dentro de un  plazo  no superior a un año en faltas leves y de dos años en faltas graves. Y agrega a renglón seguido: “En estos plazos no se cuentan los lapsos de inhabilitación impuesta en una condena”. Esta última disposición resulta a mi juicio sumamente importante a fin de una correcta interpretación legal por cuanto deja en claro que la inhabilitación pudo haberse aplicado a un sujeto primario.
Desde luego que la mentada norma  establece a continuación un aumento progresivo de los plazos de inhabilitación para los casos de primera, segunda, tercera reincidencia y las siguientes, pero ello no significa, como pretende el recurrente, que sólo se establezca para casos de reincidencia.
Al respecto señala Rosatti al referirse a la inhabilitación en la ley de tránsito nacional que “como todo tipo sancionatorio, su aplicación debe ser razonable en el sentido de adecuada y gradual. En tal sentido, el art. 82, inciso b de la Ley 24.449 estipula que la inhabilitación debe aplicarse accesoriamente y ‘sólo en caso de faltas graves’, disponiendo que, ante casos de reincidencia, se deberá seguir el siguiente criterio…”  (“Derecho de seguridad vial”, Carlos Tabasso, “licencia de conductor por puntos” y Horacio Rosatti, “Ley 26.363 de tránsito y seguridad vial”, Rubinzal-Culzoni Editores, 2008, pág. 298, el resaltado me pertenece).
Pero hay otro argumento que resulta muy importante y fue esgrimido por el señor Juez de Faltas, doctor Caimani al no hacer lugar a la revocatoria deducida (fs.  27 y vta.). Se trata de la disposición contenida en el art. 86 de la Ley  24.449 en cuanto establece que el arresto procede sólo en los casos que allí se establecen, mencionando en primer término la conducción en estado de intoxicación alcohólica.   Por ello resulta  más que razonable y sistemático que si el arresto procede en estos casos con más razón procederá la inhabilitación que constituye una sanción menos grave. Al respecto, si nos remitimos al Código Penal advertiremos que las sanciones allí previstas en orden decreciente de gravedad son la privación de libertad, la multa y la inhabilitación (arts. 5 y 57).
La inconsecuencia no se supone en el legislador y por esto se reconoce como principio que las leyes deben interpretarse siempre evitando darles un sentido que ponga en pugna sus disposiciones, destruyendo las unas por las otras, y adoptando como verdadero el que las concilie y deje a todas con valor y efecto (CSJN, Fallos, 310: 195).
En consecuencia entiendo que efectuando una interpretación armónica, sistemática, razonable, coherente y contextual de las reglas jurídicas vigentes en materia de tránsito y teniendo en cuenta la teleología de las mismas, no cabe sino concluir que el fallo en crisis resulta ajustado a derecho al haber aplicado la inhabilitación especial para conducir vehículos automotores, lo que deberá ser confirmado.
CUARTO:  En función de la absolución que dispondré respecto a  la infracción tratada en el considerando segundo, por la que fue responsabilizado el causante en el fallo en crisis, corresponde una reducción en el monto de la multa. Al respecto debo señalar que el señor Juez a-quo debió fijar el monto de la sanción pecuniaria en  unidades fijas (UF) consistentes en el equivalente al menor precio de venta al público de un litro de nafta especial (art. 84 de la Ley  24.449, reformado por la Ley 26.363). De todos modos, atento que una modificación oficiosa podría afectar el principio que prohibe la reformatio in pejus  dado que se debe abonar el equivalente en dinero al hacerse efectivo el pago, no corresponde una modificación en tal sentido (arts. 49 de la Ley 13.927 y  435 del CPP).
POR TODO ELLO, y  de conformidad con lo dispuesto por los arts. 171 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires,  40 de la Ley 13.927 y 24 inc. 3 del Código Procesal Penal, RESUELVO:    I. REVOCAR PARCIALMENTE LA SENTENCIA APELADA DE FS.  11/13 ABSOLVIENDO A GABRIEL AUGUSTO POLAK  respecto a la infracción al art. 40 inc. “b” de la Ley 24.449, como presuntamente cometida en esta ciudad el 1 de marzo de 2009, por no resultar típica la conducta atribuida.
II. CONFIRMAR dicho fallo en cuanto CONDENARA AL NOMBRADO A LA PENA DE INHABILITACIÓN ESPECIAL PARA CONDUCIR VEHÍCULOS AUTOMOTORES POR EL PLAZO DE SEIS (6) MESES, y modificar el monto de la multa impuesta, el que se reduce a la suma de QUINIENTOS PESOS ($ 500.-), por resultar autor responsable de la infracción al art. 48 inc. “a” de la Ley 24.449, cometida en iguales circunstancias de tiempo y lugar.
Resérvese copia para el protocolo del Juzgado, hágase saber al señor Agente Fiscal y  al señor Defensor Oficial y oportunamente devuélvase al Juzgado Municipal de Faltas.
 DADA, FIRMADA Y SELLADA en la Sala de mi Público Despacho, en la ciudad de Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires a los  trece días del mes de  abril  de dos mil  nueve.-

                          


 
You are here: Home Faltas y Contravenciones Jurisprudencia Local Ley de Tránsito Nº 13.927 (adhesión a la Ley Nacional 24.449). Tarjeta verde vencida no es infracción. Se puede aplicar INHABILITACION a imputado primario codenado por conducir en estado de ALCOHOLEMIA.

 Consultas

Las consultas pueden realizarse a info@iestudiospenales.com.ar. No se responderán cuestiones atinentes a accionares delictivos y procedimientos a seguir en su caso.   

Artículos de Doctrina.

El Instituto de Estudios Penales invita a estudiantes de derecho y abogados, a realizar trabajos personales propios de la temática penal o filosófico penal. Presione aquí para mas información.

 Facebook

El Instituto de estudios penales posee su cuenta en facebook, si desea hacer consultas por esta vía presione aquí.