Instituto de Estudios Penales | Bahia Blanca |

Libertad condicional: requisitos –art. 13 C.P.- Garantías constitucionales.

E-mail Imprimir
Sala I Trib. Cas. Penal pcia. Buenos Aires, causa nro. 54.885 caratulada “R., J. D. s/ Hábeas Corpus”, rta. 2 de octubre 2012.
ACUERDO
En la ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires, Sede de la Sala I del Tribunal de Casación Penal (Cf. Ac. 1805 de la S.C.J.B.A.), el dos de octubre de dos mil doce se reúnen en Acuerdo Ordinario los señores jueces doctores Benjamín Ramón Sal Llargués y Daniel Carral (art. 451 del Código Procesal Penal), con la presidencia del primero de los nombrados, a los efectos de resolver la Causa N° 54.885 caratulada “R., J. D. s/ Hábeas Corpus”, conforme al siguiente orden de votación: SAL LLARGUES - CARRAL.
ANTECEDENTES
Interpone acción de hábeas corpus de manera originaria la Sra. Defensora Oficial del nombrado R., ante este Tribunal, por el cauce del art. 405 del ritual, solicitando -en lo sustancial- la libertad condicional de su asistido, indicando que los mecanismos ordinarios oportunamente empleados no han podido restablecer el imperio de la legalidad (fs. 113/119).
Con la radicación de la acción en la Sala, se notificó a las partes.
Así, el Tribunal se encuentra en condiciones de resolver, decidiendo plantear y votar las siguientes
CUESTIONES
Primera: ¿Es procedente la acción de hábeas corpus deducida? 
Segunda: ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?
A la primera cuestión el señor juez doctor Sal Llargués dijo: 
Es doctrina de este Tribunal, que la presentación directa del Hábeas Corpus ante esta Sede es formalmente inadmisible, salvo supuestos de gravedad institucional o claras cuestiones federales (cf. Sala III, causa 5918, “Gómez, Miguel Angel s/ Habeas Corpus”, del 15/01/2001. En igual sentido Sala II sentencia del 16/5/2000 en causa 2268, Sala I causa nº 1969, del 23/3/00).
En el caso bajo estudio, advierto la existencia de cuestiones excepcionales que ameritan la intervención de esta instancia, por cuanto estimo que llegados a esta etapa procesal, carecería de sentido que la accionante efectuara un nuevo pedido ante los Tribunales inferiores en la inteligencia de que obtendría idéntica respuesta en orden al planteo efectuado (Cf. copias de fs. 102/103 y 109/110).
Sentado ello, destaco que no se encuentra cuestionado el requisito objetivo temporal exigido para la concesión de la libertad condicional, a la vez que cabe reseñar que la pena en cuestión vence el día 29 de octubre del año en curso, conforme se desprende del cómputo obrante a fs. 1/2.
De otra parte, en lo atinente al componente subjetivo, el interesado resultó merecedor de una conducta numérica diez (10), siendo que acorde lo destaca el organismo técnico criminológico, R. ha denotado adaptarse a las normas imperantes propias del sitio donde se encuentra alojado, realizando un curso de panadería en el año 2007 y trabajando en dicho sector en las distintas unidades donde estuvo alojado.
Asimismo, se enfatiza que durante el año 2008 finalizó los estudios primarios, participando además de actividades deportivas y del grupo de Narcóticos anónimos que funciona en la Unidad 21. 
Por demás, tengo en cuenta que el causante ostentaría una propuesta laboral luego de su salida en un emprendimiento personal de su tío (cf. fs. 84/vta.).
Ahora bien, a partir de las consideraciones vertidas en los acápites que anteceden, observo -a diferencia de las consideraciones vertidas por el “a quo”- que corresponde valorar positivamente la evaluación en el plano institucional del causante, quien durante su encierro ha incorporado claras conductas que se traducen en su interés por capitalizar el tiempo de su vida transcurrido intramuros en orden al aprovechamiento de las áreas educativa y laboral.
Incluso, no puede soslayarse la circunstancia de que el propio organismo de aplicación estimó la conveniencia de incluir al interno J. D. R. bajo el régimen de la libertad condicional (fs. 77).
En síntesis, se percibe que los componentes subjetivos alcanzados por el interesado para la concesión del derecho estipulado en el art. 13 del digesto sustantivo deben prevalecer por sobre las limitaciones expuestas por el “a quo” relativas a ciertos aspectos psicológicos del interesado; máxime que los mismos se relacionan exclusivamente con circunstancias que se encuentran dentro de la propia esfera de privacidad del interno, a saber reflexión y adopción de una postura exculpatoria frente al hecho, y que por imperio del art. 19 de la Constitución Nacional se encuentran fuera del arbitrio jurisdiccional.
Finalmente, en base a las consideraciones señaladas en los acápites que anteceden, es que propongo al Acuerdo hacer lugar –sin costas- a la acción de hábeas corpus deducida y conceder la libertad condicional de J. D. R., encomendándose su instrumentación al Sr. Juez a cargo del Juzgado de Ejecución Penal de Zárate-Campana, quien a su vez deberá fijar las normas compromisorias que estime menester (arts. 18 de la Constitución Nacional; 168 y 171 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires; 13 del Código Penal;  405, 417, 448, 450, 454, 460, 463, 530 y 531 del Código Procesal Penal) y a esta primera cuestión VOTO POR LA AFIRMATIVA.
A la primera cuestión el señor Juez doctor Carral dijo:
Adhiero, por sus fundamentos, a lo expresado por el doctor Sal Llargués y a esta cuestión VOTO POR LA AFIRMATIVA.
A la segunda cuestión el Señor Juez Doctor Sal Llargués dijo:
Que de conformidad al resultado que arroja el tratamiento de la cuestión precedente, corresponde hacer lugar –sin costas- a la acción de hábeas corpus deducida y conceder la libertad condicional de J. D. R., encomendándose su instrumentación al Sr. Juez a cargo del Juzgado de Ejecución Penal de Zárate-Campana, quien a su vez deberá fijar las normas compromisorias que estime menester (arts. 18 de la Constitución Nacional; 168 y 171 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires; 13 del Código Penal;  405, 417, 448, 450, 454, 460, 463, 530 y 531 del Código Procesal Penal).
ASI LO VOTO. 
A la segunda cuestión el señor Juez doctor Carral dijo:
Voto en igual sentido que el doctor Sal Llargués, por sus fundamentos.
Por lo que se dio por finalizado el Acuerdo, dictando el Tribunal la siguiente:
RESOLUCION
I.- HACER LUGAR –sin costas- a la acción de hábeas corpus deducida.
II.- CONCEDER la libertad condicional de J. D. R., encomendándose su instrumentación al Sr. Juez a cargo del Juzgado de Ejecución Penal de Zárate-Campana, quien a su vez deberá fijar las normas compromisorias que estime menester.
Rigen los artículos 18 de la Constitución Nacional; 168 y 171 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires; 13 del Código Penal;  405, 417, 448, 450, 454, 460, 463, 530 y 531 del Código Procesal Penal.
Regístrese, notifíquese y remítase a la Mesa Única General de Entradas para su devolución a origen.
FDO.: BENJAMÍN SAL LLARGUÉS – DANIEL CARRAL
Ante mi: Jorge Alvarez 


 
You are here: Home Derecho de Ejecución Penal Jurisprudencia Provincial Libertad condicional: requisitos –art. 13 C.P.- Garantías constitucionales.

 Consultas

Las consultas pueden realizarse a info@iestudiospenales.com.ar. No se responderán cuestiones atinentes a accionares delictivos y procedimientos a seguir en su caso.   

Artículos de Doctrina.

El Instituto de Estudios Penales invita a estudiantes de derecho y abogados, a realizar trabajos personales propios de la temática penal o filosófico penal. Presione aquí para mas información.

 Facebook

El Instituto de estudios penales posee su cuenta en facebook, si desea hacer consultas por esta vía presione aquí.